martes, 24 de abril de 2012

Estereogramas: Jugar a ver imágenes ocultas en 3D


Un estereograma es una imagen tridimensional oculta en una imagen bidimensional, sin ningún tipo de polarización ni emulsión. Su visualización se realiza sin gafas especiales ni lente alguna, simplemente realizando un pequeño esfuerzo de concentración visual y mental.


Parece que esto fuera algo nuevo, pero no lo es. El descubridor de estas imagenes fue el doctor estadounidense de origen húngaro Bella Julesz en los años 60. Durante sus estudios sobre la percepción de la profundidad en los seres humanos, Julesz generó por ordenador pantallas de puntos aleatorios carentes de forma y color, de manera que si la imagen era captada por el individuo, tan sólo podría ser por su profundidad tridimensional, no por su forma o color.


Esta ilusión óptica se fundamenta en la manera que nuestro cerebro compone las imágenes, en nuestra visión estereoscópica. Cada ojo capta una imagen ligeramente diferente. El cerebro las procesa y, al superponerlas, obtiene volúmenes y distancias. Así, los estereogramas esconden en su patrón dos imágenes similares con ligeras diferencias, colocadas de tal modo que se logra la visión tridimensional al interpretar el cerebro esas diferencias como volúmenes y profundidades.


No es fácil ver un estereograma, pero una vez se aprende la técnica es relativamente sencillo. La idea es desenfocar la vista de la imagen, de manera que al no fijarla en la imagen bidimensional podamos captar la perspectiva, porque si miramos al plano de la imagen directamente, sólo veremos una textura plana. La imagen virtual se forma cuando los ojos se concentran detrás del plano de la imagen, como si quisiéramos ver a través de ella, con la mirada perdida que se suele decir.

6 comentarios:

  1. Estan increibles... al inicio medio complicados verlos, pero habituando la vista es posible verlos... estan buenos

    ResponderEliminar
  2. hacía años estaba buscando estas fantásticas imágenes

    ResponderEliminar